Caso V: El componente seguridad territorial en el Proyecto PRODESIB: principales logros, aprendizajes e impactos

Caso V: El componente seguridad territorial en el Proyecto PRODESIB: principales logros, aprendizajes e impactos

El Proyecto de Desarrollo Sostenible de los Pueblos Indígenas del Beni en los llanos húm edos de Bolivia (PRODESIB-N°373-BO) inició su ejecución en 1997 y desarrolló sus últimas actividades de cierre en diciembre de 2005. El Proyecto se situó en la cuenca amazónica de Bolivia cubriendo una superficie total de 2,2 millones de hectáreas, que inv olucran las provincias de Ballivián, Yacuma, Moxos y Vaca Diez en el Departamento del Beni y marginalmente en la Provincia de Madre de Dios en el Departamento de Pando.

Uno de los Componentes con mayores logros del Proyecto fue el de Seguridad Territorial, cuyas actividades estaban dirigidas a apoyar la consolidación de la seguridad jurídica de los territorios indígenas del Beni (Territorio Indígena Parque Nacional Isidoro Sécure – TIPNIS, Territorio Indígena Chimane, Tsimane – TICH y Territorio Indígena Esse Ejja, Tacana Cavineño – Multiétnico II – TIM II), mediante la ejecución de las acciones previstas en la Ley y sus respectivos reglamentos, hasta culminar con su titulación definitiva. El análisis de los resultados obtenidos en el proceso de saneamiento de las Tierras Comunitarias de Origen (TCOs), indica que se cumplió con un 88 % de los terrenos demandados, beneficiando directamente a 157 comunidades indígenas lo cual ha permitido avanzar en la consolidación de sus territorios. Resulta de especial relevancia el impacto del PRODESIB en los activos físicos de las comunidades indígenas beneficiadas, ya que la titulación de las tierras eleva el valor patrimonial, contribuye al resguardo y preservación de los recursos naturales de la zona y permite que los beneficiarios puedan negociar con terceros y las autoridades sobre el aprovechamiento de la madera, pesca y caza en forma más equitativa.

En total, se consolidaron como propiedad de los pueblos indígenas de las TCOs beneficiarias del Proyecto cerca de 1 287 999 has. correspondiendo a un 88 % de la demanda global, porcentaje que puede aumentar ya que aún no han finalizado las acciones en los polígonos 3A y 4B de la TCO TIPNIS. La superficie consolidada a favor de terceros corresponde a 199 524 hectáreas.

Durante la Ruta se conoció la experiencia del proyecto Prodesib en materia de saneamiento interno de los territorios, evaluando sus logros e impactos a mediano y largo plazo del acceso a la tierra en las oportunidades de desarrollo de las comunidades de San Ignacio y San Borja, en la provincia del Beni. La presentación de la experiencia se desarrollo en las dependencias de la Universidad Autónoma del Beni, en ella participaron ex directivos y técnicos del proyecto Prodesib, y representantes de las comunidades de San Borja y San Ignacio, miembros de organizaciones indígenas de estas zonas.

Entre las principales lecciones y logros que los protagonistas de la experiencia de Prodesib destacan, se incluye: • Se dotó de tierras fiscales a los indígenas para su aprovechamiento de acuerdo a sus usos y costumbres

  • Se fortaleció a las organizaciones indígenas con la capacitación de técnicos indígenas en temas topográficos y geodésicos y técnicos legales además de facilitar becas para profesionales indígenas abogados y otros.
  • Se garantizó recursos económicos a los indígenas para que realicen el seguimiento al proceso de saneamiento que permitió un control adecuado del Proceso y permitió la participación de dirigentes, técnicos y pobladores en los procesos de deslindes y concertaciones que evitó muchos conflictos y los riesgos de engaño a los indígenas.
  • Actualmente se cuenta con el proceso de saneamiento en su fase final donde se tienen identificadas tierras fiscales que al haber sido demandadas por los indígenas serán reconocidas como TCOs.
  • Se ha generado diferentes actividades piloto tanto productivas, como de técnicas de manejo de recursos, que consolidaran la ocupación del espacio demandado y mejorarán las condiciones económicas de los indígenas, aspecto que debe ser completado en todos los territorios consolidados.
  • Se consolidó los derechos indígenas sobre las tierras, su uso tradicional y cultural.
  • Se garantiza el funcionamiento de proyectos productivos y de manejo de recursos en tierras “propias” con una visión de sostenibilidad, “de territorio indígena”.
  • Se consiguió establecer un proceso en paz y concertación, donde se garantizo el derecho de todos los actores y se dejo un espacio sin conflictos que puedan generar problemas posteriores, donde el principal instrumento utilizado fue la capacitación de los indígenas en temas legales y topográficos y la actuación de la UCP como una mecanismo de concertación y apoyo económico y legal.

Volver a Estudio de casos - Ruta I